PERFILES GRANADISTAS

PERFIL DEL ESTUDIANTE GRANADISTA

La Institución buscara promocionar estudiantes con un perfil de personas responsables, autónomas, trascendentes, singulares y abiertas; líderes reflexivos, conscientes de su propia formación, con espíritu solidario y de servicio a la comunidad.                                        

Para lograr lo anterior, la Institución  debe proporcionar un ambiente que permita la formación de un estudiante:

  • Capaz de aceptar la amistad en sus relaciones interpersonales, por lo tanto: vive en armonía consigo mismo y con los demás; integra la sexualidad en todo el proceso de su personalidad; asimila, vivencia y proyecta los valores que le inculca la institución; es una persona dialogante, leal, sensible, humana y abierta a personas y sus necesidades.

 

  • Capaz de asumir la ciencia y la técnica con espíritu crítico, creativo y transformador; y como tal busca la verdad y la adhiere a ella; analiza la realidad con espíritu reflexivo, crítico y creador, asumiendo los retos de la cultura actual; cultiva el hábito de la investigación y superación.
  • Capaz de tomar decisiones responsables, libres y autónomas, por tanto: se valora y se acepta a sí mismo; desarrolla una actividad positiva frente a la vida y su entorno; actúa responsable y conscientemente en la participación democrática.

PERFIL DEL EDUCADOR GRANADISTA

Para hacer pertinente el perfil del educador con el perfil del estudiante, podemos usar  la frase célebre: “EL EJEMPLO NO ES UNA MANERA DE EDUCAR. ES LA ÚNICA” Este postulado pedagógico nos indica que los objetivos y logros sobre el campo ético, intelectual y socio afectivo programados para los estudiantes, solamente se harán realidad en la medida en que los Directivos Docentes, los Docentes, los Administrativos y el Personal de Servicios Generales estén cualificados con dichos propósitos.

Expresado en otra forma, una de las mayores preocupaciones para la Dirección de la Institución, será promover  la cualificación del docente en estas temáticas, buscar la unificación de criterios y motivar la vivencia de los valores establecidos, de forma tal que se perpetúe y se haga evidente la correspondencia entre el currículo expreso y el currículo oculto.

Generalizando se puede afirmar que el perfil del estudiante es el mismo perfil del educador,  con el beneficio que puede otorgar el profesionalismo, la madurez y la experiencia.